EL PERFIL DE LAS MUJERES

Partiendo del hecho de que el interés de la historiografía sobre la represión ejercida contra las mujeres es muy reciente y, según apunta Mónica Moreno en “La dictadura franquista y la represión de las mujeres»1, aún queda por hacer un estudio sistemático de la represión de las mujeres bajo el Franquismo, no podemos hablar de un colectivo homogéneo de mujeres víctimas. Es importante tomar en cuenta las muy diversas situaciones y experiencias de las mujeres víctimas además de su clase social, sus creencias religiosas y/o su militancia política, para así poder acercarnos a esas mujeres represaliadas.

En primer lugar, es importante mencionar que todas las mujeres perdieron con la instauración del nuevo régimen y todas fueron sometidas a un estricto control moral y social por el mismo. Algunas se identificaron con los valores del nuevo régimen, pasando incluso algunas de ellas a ser agentes de represión y control de las mujeres.

¿Qué delitos habían cometido las mujeres que sufrieron la represión política y moral bajo el franquismo? Las vencidas, como enemigas y como mujeres, se convirtieron en objetivo fundamental de la tarea de regeneración moral y social del Estado franquista2.

Las mujeres, mujeres republicanas, que en los años 30 no habían seguido los preceptos de la iglesia en cuanto al matrimonio y la procreación, eran las culpables de la decadencia del estado. Luego estaban aquellas que participaron políticamente durante la República y la Guerra Civil, irrumpiendo en la esfera pública, esfera no apta para las mujeres, con lo que rompieron con el orden tradicional y contribuyeron a la decadencia y a la ruptura del orden moral basado en la segregación de los sexos. Todas ellas eran el símbolo de la desviación sexual y la degeneración, la transgresión de los roles sexuales, la herejía, la revolución, la violencia.3

El régimen identificaba a esas mujeres como malas mujeres mediante el uso constante de estereotipos sexistas y connotaciones negativas: individua, sujeta, extremista, alocada, roja mala, de carácter independiente, altanera, amancebada, infernal, atea, de dudosa moral, andrógina, fea, provocadora o sabihonda4

Si ponemos el foco en nuestro contexto, en las cárceles nos encontraremos con presas que podríamos englobar en dos grupos:

  • Republicanas, comunistas, anarquistas, sindicalistas, feministas, nacionalistas, etc. que habían participado activamente durante la contienda o después de ella y cuyas ideas no podían tener espacio político en el nuevo y represivo régimen, como el caso de Teresa Verdes, Delia Lauroba, Itizar Múgica, Bitxori Etxeberria y tantas otras.

  • Mujeres, viudas, huérfanas sin ningún tipo de sustento ni posibilidad de trabajar y que fueron humilladas por el mero hecho de ser “pariente de rojo” o tener un pasado con algún tipo de vinculación con el bando republicano. Estas mujeres eran detenidas como medida de chantaje o de castigo hacia sus familiares, o incluso a veces bajo la acusación de no haber sabido “contener a sus hombres”. Por este motivo, muchas mujeres fueron encarceladas durante años sin acusaciones concretas.

La durísima situación que vivieron estas mujeres fue aún más denigrante y dolorosa para las prisioneras madres con hijas e hijos que, no teniendo parientes con los que dejarlos, vieron como el régimen se hacía cargo de ellos y ellas para que fueran adoptadas por familias afines a la ideología que lo sustentaba. Niñas y niños que en muchos casos no volvieron a ver a sus madres.

foto grupo


En “Represión, Resistencias, Memoria: Las mujeres bajo la dictadura franquista”. Mary Nash (ed.). Comares Historia. Granada, 2013.
Moreno, Mónica en “Represión, Resistencias, Memoria: Las mujeres bajo la dictadura franquista”. Mary Nash (ed.). Comares Historia. Granada, 2013.
Jolly,M. “Las violencias sexuadas de la Guerra Civil española: paradigma para una lectura cultural del conflicto”. Historia Social, 61, 2008, pág.95.
Sanchez, P. “Individuas de dudosa moral. La represión de las mujeres en Andalucía (1936-1958). Barcelona: Editorial Crítica, 2009.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.